Saltar al contenido

Consejos ante el temor a volver a salir a la calle tras el confinamiento en niños y adolescentes

Publicado en    Confinamiento | Psicología |

Ya llevamos unos días de desescalada y de incorporación cuidadosa a la vida social y aunque muchas personas, niños y mayores, han acogido la medida con entusiasmo y alivio, todavía podemos encontrarnos a algunas personas que por miedo al contagio del coronavirus sienten temor a volver a salir a la calle.

Existen razones para este temor a volver a salir a la calle. Los más de 3 meses de obligado confinamiento con una importante reducción de la normalidad: cierre del colegio y reducción o cambios en los trabajos, dejar de ver a familiares, amigos y compañeros, no poder jugar en la calle, ni realizar vida social libremente, obligaron a todos a una adaptación forzosa.

En algunos casos, esta experiencia inesperada ha producido nuevas oportunidades de vernos y experimentarnos en familia. Sin embargo, todo ello nos ha proporcionado además de aprendizajes nuevas dificultades.

Todos, incluidos los niños y adolescentes, hemos pasado muchos días oyendo preocupaciones e incertidumbres respecto a lo que estaba aconteciendo con respecto a la pandemia y sus consecuencias: conversaciones entre adultos por teléfono, mensajes en grupos de WhatsApp, noticias en los medios de comunicación… todo ello escasamente adaptado a nuestras necesidades y, mucho menos, al entendimiento de nuestros hijos. Esto ha generado, en algunos casos, una serie de miedos, ansiedades y preocupaciones que se pueden manifestar en forma de temor por salir a la calle.

Proponemos aquí unos cuantos consejos para ayudar a los niños (y no tan niños) a sobreponerse a esta situación:

  1. Empatizar y respetar las emociones de temor que expresa el niño. Hablar sobre cómo se siente ante las salidas a la calle de nuevo y permitirle expresar miedo, nervios, preocupaciones, o entusiasmo. Acompañarle en esas emociones desde la calma y la seguridad. Utilizar la paráfrasis para mostrar que estamos entendiendo lo que siente.
  2. Presentar las salidas como una forma de reconocimiento a su esfuerzo… al esfuerzo de toda la familia. Salir a la calle es un merecido premio por el esfuerzo que ha hecho durante el confinamiento. De esta manera se enfoca la salida como algo positivo y bueno.
  3. Proporcionar información adaptada a la edad y entendimiento del niño. Informa a tus hijos sobre en qué consisten las salidas, qué podemos hacer y qué no es posible de momento. Todo ello en un lenguaje adecuado a la edad, fundamentalmente expresado de forma breve y clara, sin exceso de información, ni peroratas. Muy importante no transmitir miedo, ni inseguridad con nuestras palabras y gestos.
  4. Anticipar lo que va a ocurrir. Eso proporciona a los niños seguridad y confianza. Lleva muchas semanas con rutinas dentro de casa. Los cambios de rutina es conveniente preverlas, hablando de ellas y resolviendo dudas.
  5. Ensayar en casa los nuevos comportamientos ayuda mucho a controlar las emociones de miedo e inseguridad. Por ejemplo, ponerse y quitarse de forma correcta la mascarilla, el lavado de manos o desinfección con hidroalcohol cuando se llega a un sitio, usar guantes para no tocar directamente los productos de las tiendas, formas distintas de saludar que no impliquen besar, etc.
  6. Dar ejemplo con nuestros actos y cuidar nuestras palabras. A veces nos empeñamos en informar a los niños de manera detallada sobre todo lo que no deben hacer y cuando salimos a la calle las primeras imprudencias llegan por nuestra parte, o de algún adulto cercano a los niños. Estas incoherencias son captadas por los niños con gran agilidad e invalidan cualquier mensaje verbal que hayamos dado previamente.

Hagamos de las salidas a la calle un momento agradable para disfrutar juntos, sin gritos, amenazas, ni estrés. Nuestra postura y lenguaje son fundamentales para que el niño perciba ese momento como algo agradable y que merece la pena repetir. Este es el camino adecuado para superar resistencias iniciales.

Los adolescentes también pueden presentar miedos y rechazos a incorporarse a la vida social. Las medidas de acompañamiento son similares a las mencionadas más arriba, pero teniendo en cuenta que los adolescentes pueden recibir explicaciones más complejas y también que por su mentalidad pueden mostrarse impenetrables porque “lo saben todo”. Esto es normal, tan sólo se requiere paciencia, repetir cual «disco rayado» sin acritud y blindarse a la frustración. Además, conviene:

  • Ser didácticos sobre las medidas y pautas, reexplicando con paciencia las veces que sea necesario la importancia de las conductas de prevención y las consecuencias de no hacerlo.
  • Evitar regañarle por cometer errores, indicándole la actuación incorrecta y la acción correcta. El o ella no es incorrecto, es el comportamiento lo que se tiene que cambiar.

En cualquier caso, si se observan dificultades en los niños o adolescentes como conductas extrañas, manías, miedos insalvables, apatía, o que evitan situaciones o actividades que antes realizaban con normalidad, y no se modifican aplicando estos consejos con comprensión y acompañamiento progresivo, sería recomendable contactar con un profesional que oriente sobre la mejor manera de reconducir la situación para que no se cronifique.

Etiquetas:

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Colegio Alarcón (LABORDOC SLU).
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Colegio Alarcón (LABORDOC SLU).
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Secured By miniOrange