Saltar al contenido

Consejos ante el temor a volver a salir a la calle tras el confinamiento en niños y adolescentes

Ya llevamos unos días de desescalada y de incorporación cuidadosa a la vida social y aunque muchas personas, niños y mayores, han acogido la medida con entusiasmo y alivio, todavía podemos encontrarnos a algunas personas que por miedo al contagio del coronavirus sienten temor a volver a salir a la calle.

Existen razones para este temor a volver a salir a la calle. Los más de 3 meses de obligado confinamiento con una importante reducción de la normalidad: cierre del colegio y reducción o cambios en los trabajos, dejar de ver a familiares, amigos y compañeros, no poder jugar en la calle, ni realizar vida social libremente, obligaron a todos a una adaptación forzosa.

En algunos casos, esta experiencia inesperada ha producido nuevas oportunidades de vernos y experimentarnos en familia. Sin embargo, todo ello nos ha proporcionado además de aprendizajes nuevas dificultades.

Todos, incluidos los niños y adolescentes, hemos pasado muchos días oyendo preocupaciones e incertidumbres respecto a lo que estaba aconteciendo con respecto a la pandemia y sus consecuencias: conversaciones entre adultos por teléfono, mensajes en grupos de WhatsApp, noticias en los medios de comunicación… todo ello escasamente adaptado a nuestras necesidades y, mucho menos, al entendimiento de nuestros hijos. Esto ha generado, en algunos casos, una serie de miedos, ansiedades y preocupaciones que se pueden manifestar en forma de temor por salir a la calle.

Proponemos aquí unos cuantos consejos para ayudar a los niños (y no tan niños) a sobreponerse a esta situación:

  1. Empatizar y respetar las emociones de temor que expresa el niño. Hablar sobre cómo se siente ante las salidas a la calle de nuevo y permitirle expresar miedo, nervios, preocupaciones, o entusiasmo. Acompañarle en esas emociones desde la calma y la seguridad. Utilizar la paráfrasis para mostrar que estamos entendiendo lo que siente.
  2. Presentar las salidas como una forma de reconocimiento a su esfuerzo… al esfuerzo de toda la familia. Salir a la calle es un merecido premio por el esfuerzo que ha hecho durante el confinamiento. De esta manera se enfoca la salida como algo positivo y bueno.
  3. Proporcionar información adaptada a la edad y entendimiento del niño. Informa a tus hijos sobre en qué consisten las salidas, qué podemos hacer y qué no es posible de momento. Todo ello en un lenguaje adecuado a la edad, fundamentalmente expresado de forma breve y clara, sin exceso de información, ni peroratas. Muy importante no transmitir miedo, ni inseguridad con nuestras palabras y gestos.
  4. Anticipar lo que va a ocurrir. Eso proporciona a los niños seguridad y confianza. Lleva muchas semanas con rutinas dentro de casa. Los cambios de rutina es conveniente preverlas, hablando de ellas y resolviendo dudas.
  5. Ensayar en casa los nuevos comportamientos ayuda mucho a controlar las emociones de miedo e inseguridad. Por ejemplo, ponerse y quitarse de forma correcta la mascarilla, el lavado de manos o desinfección con hidroalcohol cuando se llega a un sitio, usar guantes para no tocar directamente los productos de las tiendas, formas distintas de saludar que no impliquen besar, etc.
  6. Dar ejemplo con nuestros actos y cuidar nuestras palabras. A veces nos empeñamos en informar a los niños de manera detallada sobre todo lo que no deben hacer y cuando salimos a la calle las primeras imprudencias llegan por nuestra parte, o de algún adulto cercano a los niños. Estas incoherencias son captadas por los niños con gran agilidad e invalidan cualquier mensaje verbal que hayamos dado previamente.

Hagamos de las salidas a la calle un momento agradable para disfrutar juntos, sin gritos, amenazas, ni estrés. Nuestra postura y lenguaje son fundamentales para que el niño perciba ese momento como algo agradable y que merece la pena repetir. Este es el camino adecuado para superar resistencias iniciales.

Los adolescentes también pueden presentar miedos y rechazos a incorporarse a la vida social. Las medidas de acompañamiento son similares a las mencionadas más arriba, pero teniendo en cuenta que los adolescentes pueden recibir explicaciones más complejas y también que por su mentalidad pueden mostrarse impenetrables porque “lo saben todo”. Esto es normal, tan sólo se requiere paciencia, repetir cual «disco rayado» sin acritud y blindarse a la frustración. Además, conviene:

  • Ser didácticos sobre las medidas y pautas, reexplicando con paciencia las veces que sea necesario la importancia de las conductas de prevención y las consecuencias de no hacerlo.
  • Evitar regañarle por cometer errores, indicándole la actuación incorrecta y la acción correcta. El o ella no es incorrecto, es el comportamiento lo que se tiene que cambiar.

En cualquier caso, si se observan dificultades en los niños o adolescentes como conductas extrañas, manías, miedos insalvables, apatía, o que evitan situaciones o actividades que antes realizaban con normalidad, y no se modifican aplicando estos consejos con comprensión y acompañamiento progresivo, sería recomendable contactar con un profesional que oriente sobre la mejor manera de reconducir la situación para que no se cronifique.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Colegio Alarcón (LABORDOC SLU).
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.