Ir al contenido

Categoría: Estudio

Ansiedad al final de curso: sobrevivir a los exámenes finales

Estamos ya en la última etapa del curso. Es un momento de nervios y de prisas. Vamos a dar unas pinceladas para conocer una aliada que si no la controlamos puede arruinar nuestros resultados: la ansiedad.

La ansiedad es una reacción normal ante cosas que nos parecen importantes y nos generan incertidumbre. Nos activa y nos puede ayudar a centrarnos (dejar fuera de nuestro foco de atención lo que no es relevante ahora). Sin embargo, si no la controlamos va a interferir bastante en nuestro rendimiento y nuestra confianza.

Conviene conocer los síntomas para detectarlos a tiempo e intentar controlarla para que la ansiedad juegue en nuestro beneficio y no limite nuestra capacidad de atención y aprendizaje.

Consejos para poner a raya la ansiedad ante los exámenes:

1. Trata de conocer qué es lo que más te preocupa y qué emoción hay detrás de esa preocupación. Habla con alguien de confianza. También es útil hablar con tu tutor o con orientación del colegio. Utiliza la asertividad y expresa tus pensamientos y emociones sin ofender.

2. Reflexiona sobre cómo te hablas a ti mismo. Si te dices “no voy a ser capaz”, “soy tonto”, o si anticipas el fracaso: “voy a suspender”, es que la ansiedad te está controlando. Estos pensamientos negativos afectan a tu estado emocional y a tu rendimiento intelectual. Trata de decirte frases neutras, concretas y descriptivas relativas a lo que tienes que hacer en cada momento. Por ejemplo, si estás en el examen: “voy a hacerlo lo mejor posible”.

3. Presta atención a cómo te cuidas durante la etapa de exámenes. Comer y descansar adecuadamente es fundamental para que el cerebro trabaje y no le falten nutrientes fundamentales (=gasolina de los procesos de pensamiento que se utilizan en los exámenes).

4. Piensa un poco qué hay detrás de la ansiedad que sientes: ¿sientes miedo por decepcionar a alguien? ¿temes la opinión de tus padres o compañeros? Pregúntate si realmente tú eres tus resultados académicos, o eres algo más que eso para las personas que te importan.

5. Controla tu ansiedad utilizando técnicas de relajación como la respiración profunda o la relajación muscular mediante la tensión y distensión de grupos musculares, al tiempo que lo acompañas de palabras de calma y distensión. A algunas personas les ayuda bastante también hacer algún deporte.

6. Evita tomar en exceso cafeína, tabaco o cualquier estimulante. Estas sustancias afectan a las conexiones neuronales alterando los procesos de pensamiento que puedes necesitar en los exámenes

El día del examen te puede ayudar a prevenir la ansiedad:

1. Llegar suficientemente pronto para sentarte en tu sitio y organizar tu material.

2. Procurar acompañarte de personas que te dan seguridad y que refuerzan tu preparación.

3. Cuando recibas el examen, leer las instrucciones un par de veces y organizar tu tiempo de forma eficiente. Dejar unos minutos finales para repasar todo y controlar la ortografía y la caligrafía.

Durante el examen:

1. Utiliza alguna de las técnicas de relajación sobre todo la respiración profunda y consciente.

2. Empieza con las preguntas más sencillas, lo que te reforzará y hará que afrontes con mayor seguridad las que son más difíciles.

3. No te apresures si ves que tus compañeros acaban antes que tú, trabaja a tu ritmo.

¡La vuelta al cole!

Después de dos meses y medio donde los niños han disfrutado de mucho tiempo libre, lleno de juegos y diversión, sin horarios; ¡llegó septiembre! y con ello la vuelta al cole y su rutina diaria: madrugones, exámenes, proyectos, extraescolares… en definitiva, ¡comienza una nueva etapa!

Hay que adaptarse a un nuevo curso, nuevos profesores, tal vez algún compañero nuevo o cambio de centro. ¡Se presenta un momento de muchas novedades! Todo esto puede generar cierto nerviosismo, puede que cierto “bajón anímico”, más cansancio e, incluso, cierta irritabilidad. Lo que podríamos denominar un “síndrome postvacacional” por el que también los padres pasan. Es un proceso normal. Los niños son muy adaptables, pero hay que ayudarles a readaptarse a esta rutina con calma e ilusión. ¿Cómo podemos hacerlo?:

  • Destacar el lado positivo de la vuelta al colegio: ver a sus amigos, retomar las clases extraescolares, …
  • Explicar qué se van a encontrar en esta nueva etapa, esto les proporciona seguridad.
  • Mostrar optimismo ante la nueva etapa que va a empezar y señalar sus puntos fuertes para llevar a cabo los nuevos retos a los que se va a enfrentar.
  • Hacer de modelos: reincorporarse al trabajo con ganas e ilusión, sin quejas, hará que ellos vean el proceso más fácil.
  • Contar alguna anécdota de cuando fue al colegio.
  • Utilizar la escucha activa para que cuente cómo se siente y qué cosas le suceden.
  • Ajustar de nuevo las rutinas de sueño, horarios de comidas, alimentación…
  • Marcar límites con el uso de las nuevas tecnologías. Durante el verano seguro que han estado muchas horas disfrutando con ellas, por eso es necesario establecer tiempos de uso para evitar distracciones durante el curso escolar.
  • Planificar con el niño o la niña las actividades que va a realizar, preparar la mochila, el material escolar, los libros, …
  • Crear su espacio de estudio y estrenar algún material le ayuda a emprender el curso con más ilusión.

Los cambios de ciclo aumentan la incertidumbre, la falta de seguridad y, con ello, las dificultades de adaptación. Por ello es muy importante la motivación del profesorado y que los padres acompañen emocionalmente a sus hijos en este proceso, especialmente en estas primeras semanas de la vuelta al cole.

Tal vez el momento más difícil es para los padres que dejan por primera vez a su hijo en el colegio: la separación, las dudas, los llantos…todo esto es normal. No es un momento fácil. Es importante que mantengamos la calma. Pararse en la puerta, desearle un buen día, darle un beso e irse sin dar mayor importancia a su reacción. Despedirse con tranquilidad y una sonrisa. No es conveniente alargar la despedida ni dejarle dentro de la clase, esto puede llevar a un mayor incremento de los lloros o pataletas y repetir en el tiempo estas conductas. Tener la seguridad de que unos minutos más tarde estará jugando.

Por último, ¡paciencia y ánimo con este nuevo inicio de curso!

Trucos para estudiar mejor al final del curso

Estamos ya en la tercera evaluación y dentro de poco tenemos los exámenes de final de curso. ¡Que no cunda el pánico! Desde Colegio Alarcón, queremos compartir con vosotros estos consejos que nos resultan muy útiles y tal vez puedan interesaros también a vosotros cuando os enfrentéis a fechas límite para estudiar.

Este vídeo presenta 10 trucos para memorizar y mejorar la capacidad de estudiar. La memoria no es lo más importante para recabar conocimientos, pero sin duda es necesaria para guardar algún tipo de información. Échale un vistazo y tú decides si te parece útil.

También esta web, que creó un profesor de instituto de Móstoles (Madrid) ya hace un tiempo, tiene trucos y espacios para practicar habilidades que pueden resultar muy útiles para el estudio. Tú decides lo que te venga mejor:

Si con este enlace no entras en la web, entra en Google y busca Aprender a estudiar, te saldrá este enlace y si haces click sobre él deberías entrar sin problema.